miércoles, 31 de marzo de 2021

buscaba recuperar la esférica y contragolpear.

 El estadio Akron vivió uno de los mejores momento de la Selección Sub 23, con la agónica victoria del equipo mexicano sobre su similar de Honduras por marcador oficial de 1-1, pero que se definió en tanda de penaltis en la que el equipo Tricolor acertó en cada tiro (5-4) para coronarse por tercera ocasión consecutiva en el Preolímpico.

Con un primer tiempo insulso la Selección Mexicana Sub 23 dominó, pero sin poder irse arriba en el marcador ante un disciplinado conjunto hondureño que buscaba recuperar la esférica y contragolpear.

 


Durante la segunda parte el cuadro visitante comenzó a dominar y sus llegadas eran cada vez más certeras, no obstante, el conjunto de Jaime “Jimmy” Lozano pudo mantener impoluta su portería gracias a las excelentes atajadas del guardameta, Sebastián Jurado.
A los 69 minutos Alexis Vega centró desde tiro libre para José Juan Macías, quien remató de volea, pero fue rechazado por el arquero catracho, Alex Güity, y en el contrarremate Alan Cervantes empujó el balón, sin embargo, fue anulado por un claro fuera de lugar. Un par de minutos después Honduras aprovechó una mala salida del equipo Tricolor y con un bombazo, Edwin Rodríguez puso adelante a los hondureños a los 71 minutos.

El cuadro catracho se dedicó a contragolpear los embates mexicanos, paradójicamente, en una descolgada de los centroamericanos, México robó la pelota en el centro del campo y Uriel Antuna cedió para JJ Macías, quien recibió una dudosa falta en el área que calificó el árbitro, Daneon Parchment, como penalti, el cual fue firmado por el mismo Macías para el 1-1, que mandó a tiempo extra el duelo.

La escuadra de Jimmy Lozano comenzó dominando el tiempo complementario, pero nunca logró ponerse arriba, por lo que el juego tuvo que irse a tanda de penales para conocer al campeón de la competencia. Desde los 11 pasos el equipo nacional de México no falló, por el contrario, Honduras fue víctima de una gran atajada de Jurado que al final dio el laurel a los aztecas.

 

Una fiesta
Toda una fiesta mexicana fue la Final del Preolímpico de la Concacaf, donde hubo cantos y lágrimas, todo fue alegría.

Tras lograr el tercer título de la competencia al hilo, el conjunto de Jaime Lozano festejó, ahí se vio llorando al portero, Sebastián Jurado, quién atajó un penal y detuvo varias llegadas de Honduras.
El conjunto azteca brincó, recibió medallas y trofeo, lo que festejaron cantando “El Jiiimmy Lozano”, canción de los White Stripes que en Rusia 2018 fue adaptada por los mexicanos para dedicársela a Hirving Lozano.

México también se llevó los premios del Mejor Goleador, el Mejor Jugador y al Fair Play.

Los mexicanos también resaltaron lo que hizo Honduras, el otro ganador del boleto olímpico y les hicieron un pasillo al momento que los catrachos fueron por sus medallas de segundo lugar.